Skip navigation

Monthly Archives: agosto 2007

Una pequeña discusión sobre una posible perspectiva para iniciar una discusión sobre Estética.arte

1. Toda obra de arte es creación de algún hombre o de algunos hombres. En tanto creación de alguien que es naturaleza, la obra de arte no es naturaleza. (Podríamos definir a la naturaleza como lo increado que crea contingentemente)

2. Si toda obra de arte es algo distinto de la naturaleza, es no naturaleza. En ese sentido, podemos indicar que es negación de la naturaleza.

3. Además podemos señalar que dialécticamente toda obra se desprende de la naturaleza. De ahí que el acto de desprendimiento de la naturaleza, y luego la negación de ese desprendimiento constituyéndose para dar lugar a la obra concreta, sean un proceso dialéctico claro.

4. El desprendimiento de la naturaleza es el acto de concepción de la obra, y la negación del desprendimiento es el acto de elaboracion de la obra. La obra es el resultado final.

5. Tanto la naturaleza, como la negatividad pura de su negación, existen en el mundo. Esto es en una ubicación concreta, en tiempo y espacio. De ahí que todo lo que expresamos refiere a la generalidad teórica del arte, y no a obra concreta alguna. La concreción supondrá siempre factores ajenos a la teorización, que componen su realización.

6. Así tenemos naturaleza y obra, mediadas por la concepción y elaboración. Esta sería la anatomía del acontecer del arte. Queda por delante discernir algunos puntos relevantes: ¿En qué se diferencia la producción de arte de las otras producciones humanas que podrían aplicar a esta descripción? (Cuestión de la delimitación). ¿El valor de la obra depènde de cada una de las instancias origen, destino, y negaciones, o sólo de alguna de ellñ639.as? ¿Qué y cómo será lo evaluado tras esa consideración? (Cuestión del valor).

Este artículo fue publicado en “Flax et Pango” en Bitácoras. Ahora lo traslado a este lugar, manteniendo la fecha de su publicación original.

Anuncios