Skip navigation

Monthly Archives: junio 2006

¿Libertad de prensa significa algo?
Supuestamente que alguien tiene la libertad de imprimir, lo que se le ocurra.

El propio concepto ya supone los límites que la misma tiene. Para que tal “libertad” actúe, tengo que disponer de una prensa, de un dispositivo que imprime.

Si una cierta persona tiene algo que imprimir, pero no quiere nadie imprimírselo, esta libertad no existe.

Pero supongamos que la persona en cuestión puede imprimir. ¿Ha cumplido en ejercer tal libertad por el sólo hecho de imprimir?. ¿Podemos considerar a esta libertad como alcanzada cuando el tipo es lucido en su soporte?.

Si fuese así, sería ésta la más huera de las libertades, ya que atendería a que se pueda trazar un símbolo, prescindiendo del nexo entre el soporte de los símbolos y aquél que hará su interpretación.

Así entendida, tal libertad ha de incluir la libertad de imprimir -dicho sea en latísimo sentido-, cuánto a la libertad de distribuir lo impreso.

Ahora bien.

Si por tal lilbertad entendemos sólo la mera posibilidad de hacerlo, no importará cuantitativamente a quién o quiénes lleguemos. Es una concepción avara de lo que es ser libre. Si por tal libertad entendiésemos la posibilidad efectiva de llegar a un número cualitativamente significativo -y lo significativo variará según tema y situación-, tendríamos un concepto más real de lo que es ejercer una libertad.

Todo lo anterior, está muy bien,… pero no se aleja de un mero concepto especulativo.

Llevado a la realidad, vemos que si alguien, cualquier persona, quiere imprimir algo y distribuirlo efectivamente, eso sólo será posible si dispone de recursos económicos como disponer de una imprenta o similar, y de los canales de distribución. Esto cerraría a enormes multitudes la libertad de prensa, restringida a un circuito favorecido desde lo censitario.

Pero es peor aún, si vemos con mayor fineza.

Los que son dueños de los mecanismos de imprenta y distribución -sobre todo éstos últimos- son amos y señores del poder de veto. Ello pueden negarse a imprimir, ellos pueden negarse a distribuir.

Así las cosa, las apelaciones y reclamos por tal libertad, ¿qué son sino el reclamo corporativo de intereses político económicos, para difundir – propagandear la ideología de los detentadores de un cierto poder?

Este artículo fue publicado en “Maten a Sócrates” en Blogger. Luego lo trasladé a “Flax et Pango” en Bitácoras. Ahora lo traslado a este lugar, manteniendo la fecha de su publicación original.